Símbolos Institucionales

Índice del artículo

 


escudopsegundo.jpg
Cuartel segundo
.- En campo de oro como significaci6n de la justicia, benignidad, clemencia, generosidad, amor y pureza, dotes de las cuales puede hacer gala Tijarafe, de perfil y echado, un drag6n 6 diablo, rematado en el centro por una candela, reproducci6n exacta de la original de madera que porta la imagen de Ntra. Sra. de Candelaria, desde antes de 1515, Patrona y Alcaldesa Honoraria y Perpetua de Tijarafe.

 


LA VÍRGEN DE CANDELARIA Y EL DIABLO

Los libro dicen que ya en 1567 presidía su altar mayor dentro de un tabernáculo de madera, esta escultura flamenca de madera policromada de 102 cms. de alto. AI ario siguiente, el mayordomo Gaspar Alvarez declaraba haber invertido 1.000 maravedis en el aderezo de la talla y 2.688 maravedis en un manto de tafetan azul. En sucesivos inventarios (1571-1589) se irán incrementando las prendas de vestir y las alhajas de la imagen que una vez asentado el nuevo retablo mayor en el primer tercio del siglo XVII, pas6 a ocupar el nicho principal del mismo, donde la hallaría colocada el Visitador D. Juan Pinto de Guisla en 1678 y don de ha permaneci­do hasta nuestros días. Según la profesora de Arte Flamenco, Doria Constanza Negrfn, se Ie puede asignar que procede de la escuela brabanzona datadas a principios del siglo XVI por el tratamiento, postura y trazado de otras obras análogas a este escuela, principalmente del Museo Comunal de Lovaina y que se podría fechar en el primer tercio del siglo XVI. Es la titular de la Parroquia de Tijarafe y es Alcaldesa Honoraria y Perpetua del Municipio.virgen_candelaria.jpg

 

Esta ligada a una de las demostraciones mas populares y tradicionales de este pueblo y de la isla de San Miguel de La Palma, como es «La danza del Diablo». Consiste en «suelta del Diablo», que no es mas que un armazón con una persona dentro, lleno de bengalas, voladores (cohetes) y demás artilugios pirotécnicos, que produce un espectáculo lleno de reminiscencias ancestrales y que entusiasma a propios y extrarios en una noche que puede calificarse llena de magia y de misterio. Nadie sabe exactamente cuando surge esta danza, ya que los unicos datos que se conocen son de forma oral. Con estas informaciones se ha podido determinar que en un principio consistfa en la quema de un «machango» o «haragán», en la puerta principal de la iglesia, según manifestaciones hechas por Don Sixto Gonzalez, quien fuera sacristán por 50 arios en Tijarafe y Alcalde de este pueblo, antes de su fallecimiento al autor de este reportaje, al cual le daban el nombre de «Sinforiano», «Roberto» o «el maligno».

Se cree que la idea del armazón con una persona dentro, surge a principio de siglo, sobre los anos 20 0 30, confeccionado con cañas, sacos y sal. Sobre 1940, después de un intervalo en que es interrumpida, vuelve a aparecer, hasta nuestros días. En este tiempo salía acompañado de Gigantes y Cabezudos (Mascarones), confeccionados en un principio con palos, canas y papeles de seda de colores. Seguramente serra 10 que se conoce en otras islas como «papagüevos». En la actualidad los Gigantes y Cabezudos acompañan al Diablo en su danza peculiar, en la forma y vestidos que actualmente se realiza en la España peninsular.

 

El sentido de esta danza, podemos encontrarlo en la tradición cristiana y católica, ya que el día 8 de septiembre, es la Fiesta de la Natividad de María, y dicha tradición establece que el día antes, Didiablo3.jpgos dio libre albedrío a Satanás para que recorriera el mundo, antes que naciera Aquella que aplastaría su cabeza con el calcañal de su pie, según lo relata el Apocalipsis. Por esta razón, esta danza siempre se realiza, y ojala que nunca se cambie, en la madrugada del 7 al 8 de septiembre, víspera de la Natividad de la Virgen, en los albores del nuevo día. La danza dura unos quince 0 veinte minutos y a 10 largo de ella, el armazón del Diablo va quemándose paulatinamente, comenzando con la «jorqueta», siguiendo por «el rabo», y terminando con la apoteosis final de la cabeza donde explotan 60 docenas de voladores sin rabo, entre otros artilugios pirotécnicos. Después se retirara al edificio del Ayuntamiento, donde en un cuarto olvidado, a oscuras y perdido, todavía oliendo a humo quemado, esperara otro ano en que una vez mas el Diablo pregonara a La Virgen. 

 

Por todo esto, los signos de la candela original de la Virgen de Candelaria, que todavía se conserva, sobre la figura de perfil y echado de un dragón o diablo debe figurar en nuestro escudo.

Categoría: