Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *

Espadaña

Espadaña

Ante el mandato del visitador del obispo en 1678 de adquirir una campana nueva, ya que la anterior tenía poco sonido, se decide construir un nuevo campanario que sustituya al anterior de madera que ya amenazaba ruina. Esta obra sería sufragada con la venta de 123 fanegas de trigo procedentes de los tributos públicos depositados de los pósitos de Aguatavar y La Punta, con el permiso de las autoridades insulares. El maestro cantero encargado de erigir el nuevo campanario fue Domingo Álvarez, que empleó para su construcción piedra de cal traída desde el puerto de Candelaria y sillares de piedra de la cumbre. Él, junto con sus oficiales, levantan la espadaña en la cabecera de la Iglesia, que finalmente se remata con una veleta. La obra se completará cuatro años más tarde con la construcción de un corredor y la escalera de acceso al campanario. Este elemento arquitectónico se ha conservado a lo largo de los siglos con muy pocas modificaciones, salvo quizás algún encalado.

Con el correr de los años su figura altiva y estilizada ha ido cobrando identidad propia dentro de los símbolos identificativos del municipio de Tijarafe. El acompasado tañer de sus campanas ha marcado durante mucho tiempo el ritmo vital de los tijaraferos, llamándolos a misa, despidiéndolos de camino al campo santo, alertándolos del fuego en sus cumbres, celebrando la pascua de resurrección, etc. Ha sido precisamente ese carácter perenne en el día a día del tijarafero lo que llevó al desaparecido José Luis Lorenzo Barreto a incluir la espa- daña de la Iglesia de Nuestra Señora de Candelaria como parte del escudo del municipio.

Categoría: